sábado, 2 de julio de 2016

El embalse turquesa. Arangoiti 1.356 m. - Castellar 1.292 m.


INTRODUCCION

Al oriente del territorio navarro, con un trazado W-E, se encuentra enclavada la prepirenaica Sierra de Leire. Elevándose progresivamente hacia el oriente desde la localidad de Lumbier, cae vertiginosamente, tras una treintena de kilómetros, sobre el río Esca, que formando la Foz de Sigües la separa de la Sierra de Orba.

Arangoiti con 1.356 m. de altitud es la máxima elevación de la sierra. Situada en el poniente de la misma, forma una muralla rocosa que separa, al sur, el desagüe del embalse de Yesa de la impenetrable Foz de Arbaiun, situada en la parte septentrional.

A poco más de dos kilómetros y medio, al Este, se emplaza el privilegiado balcón del monte Castellar.

Señalizada con una gran cruz metálica y con su cima totalmente despejada hacia la zona meridional, se convierte en un mirador excepcional sobre el embalse turquesa de Yesa.

Hoy vamos a visitar estas dos notables tribunas para disfrutar como espectadores de las soberbias panorámicas que desde allí se obtienen. Para ello hemos enlazado ambas cimas a través de un valioso recorrido del que quedamos enormemente satisfechos.

Aquí os mostramos los resultados……


RECORRIDO

Partiremos desde el aparcamiento del Monasterio de Leire. Allí hemos estacionado el vehículo (Wp-01).

Nos elevaremos hacia el Norte por caminos de canchales y generosas sendas hasta alcanzar un estupendo mirador sobre los monolitos de Leire (Wp-02).

Continuaremos en la misma dirección para llegar al collado EL Rallar (Wp-03)

Allí tomaremos el sendero de la izquierda cambiando la orientación hacia el oeste.

El camino es cómodo y a veces llano. Llegaremos a un collado donde hay una enorme caseta para el tendido eléctrico. A partir de aquí remontaremos la loma por un camino pedregoso hasta salir a las inmediaciones de la cima de Arangoiti.

Tras recorrer unos pocos metros por terreno más agradecido llegaremos al punto culminante, señalizado por un vértice geodésico y un buzón (Wp-04)

Una red de enormes antenas preside el lugar. Las vistas son fabulosas.

Tras un ligero descanso emprendemos el descenso por nuestros pasos hasta llegar de nuevo al collado El Rallar (Wp-03).

Desde allí, seguiremos de frente por sendas más tupidas y con pasajes rocosos hasta alcanzar la cima de Castellar, identificada por una gran cruz metálica (Wp-05)

Su llana y despejada cumbre es un excelente mirador sobre las llanuras meridionales, y privilegiado observatorio del embalse de Yesa y el monasterio de Leire.

Después de un rato contemplando tan magno espectáculo seguimos el trayecto con la misma orientación hasta llegar a un amplio y despejado collado (Wp-06). Estamos en el Portillo de Leire o de La Cerrada.

Después descenderemos por la enorme trocha de la Cañada Real de los Roncaleses (GR-13), hasta que tras varios cruces, salimos a una ancha pista que nos devuelve al aparcamiento del monasterio. Inicio y final del recorrido.


ITINERARIO

Empezamos el recorrido desde el aparcamiento del monasterio. Allí hemos estacionado el vehículo (Wp-01)

En una primera mirada hacia la sierra vemos Arangoiti cubierto de niebla y los monolitos con su mirador.

Remontamos por encima del aparcamiento por un paso habilitado y poco después pasamos junto a esta edificación.

Nos introducimos en el bosque a través de un camino pedregoso con piedras sueltas.

Los hitos van señalizando.....

...la dirección a seguir.

Un árbol muerto nos llama la atención.

El camino asciende ahora con piso más agradecido.

En una primera ventana al horizonte, nuestras miradas se focalizan en dos puntos significativos. El monasterio de Leire y el pantano de Yesa.



Estas dos construcciones están separadas por mil años de diferencia.


Los campos labrados conviven con las zonas de bosque.

Seguimos el curso de la senda mientras observamos que.....

....la niebla sobre la sierra se va disipando poco a poco.

Los árboles se aferran a la vida en los lugares más insospechados.

Cuando llevamos andados poco más de kilómetro y medio llegamos a un estupendo mirador (Wp-02).....

....sobre....

....los....

....monolitos.

Terreno vertical, solo apto para escaladores.

La espesura del bosque se apodera...

...de los farallones del monte.

A nuestros píes observamos la localidad de Yesa.

Retomamos el sendero....

....para llegar....

....al collado El Rallar (Wp-03). Aquí giraremos a la izquierda.

El camino se introduce ahora en una zona más hostil....

....con algún....

....pasaje rocoso.

En un claro del bosque apreciamos la cicatriz que la Foz de Arbaiun forma en el terreno.

El camino de nuevo se hace más amable.....

....llegando incluso a llanear.

A nuestro paso, por un momento, invadimos el territorio de un rebaño de ovejas, que se sorprenden al vernos.

A lo lejos, entre la niebla, intuimos nuestro primer objetivo.

Unas dedaleras (Digitalis purpurea) adornan la....

....vereda.

Llegamos a un collado donde hay una enorme caseta del tendido eléctrico.

Es un estupendo mirador para observar de nuevo Yesa y la autovía del Pirineo (A-21), de reciente construcción, que circunvala al pueblo.
Las aguas turquesas del embalse centran nuestras miradas.

Podríamos denominarle el "Collado del Casetón". Cerca de allí hay una salida hacia la carretera que sube a las antenas desde Bigüézal.

Seguidamente la trocha se abre paso....

....entre el bojeral.....

....hasta salir a las inmediaciones de las antenas.....

....que junto al buzón y un vértice geodésico coronan la cima (Wp-04)

Arangoiti 1.356 m. de altitud, máxima elevación de la sierra de Leire.

La niebla nos impide ver en toda su amplitud las panorámicas que se observen desde su cúspide. El pantano de Yesa, el monasterio de Leire, la localidad de Yesa y la autovía del Pirineo marcan nuestras referencias.

Tras un breve receso emprendemos el regreso por nuestros pasos, observando en las cercanías del camino un artilugio meteorológico y una placa conmemorativa que no tiene nada que ver con nuestros compañeros foreros de Mendiak.

La carretera de mantenimiento de las instalaciones gira a izquierda en su descenso hacia Bigüézal. Nosotros continuamos de frente por el pedregoso camino cerca de la agreste vertiente meridional del monte.

Un última mirada a la loma cimera presidida por la maraña de antenas.

El camino tiene piedras sueltas, de las que resbalan, y vamos con prudencia.

El collado del casetón aguarda nuestro retorno.

En las inmediaciones hacemos un alto en el camino para reponer fuerzas y entretenernos con algunas flores que hay en lugar.

Habrá que comprar el libro de la forera Miranda para identificarlas.

Nos ponemos de nuevo en ruta....

....pasando de nuevo junto a una pequeña concentración de dedaleras (Digitalis purpurea) que hay junto al camino y no nos resistimos en realizar una nueva toma.

Los lugares referentes destacan en el recorrido.

A lo lejos hemos dejado Arangoiti.....

....y nuestras miradas se posan ahora en la sierra de Illón con la Ermita de San Quirico coronando el extremo occidental y posible objetivo futuro.
Abajo, en las estribaciones de la montaña, el pueblo de Bigüézal.

También observamos la impenetrable.....

....Foz de Arbaiun.

El camino pasa por una preciosa zona......

.....de roca y árboles.....

....antes de desembocar nuevamente en el collado de El Rallar.
Ahora seguiremos de frente.

Pasaremos por una zona incómoda en la que a veces perdemos la traza.....

....precedente....

...a la cima de Castellar. 1.292 m. de altitud (Wp-05)

Es una plataforma llana convertida en una excepcional balconada con unas vistas soberbias.
A poniente vemos Arangoiti y las llanuras y mesetas interiores.
Al este, la continuación de la hermética sierra de Leire.

Abajo, a nuestros pies, la impresionante joya románica del monasterio de Leire.

El precioso embalse de Yesa con sus aguas esmeralda bordeada por la tantas veces transitada carretera vieja camino del Pirineo.
La Autovía A-21 marca el peaje que el paisaje tiene que pagar a la modernidad.

La Cañada Real de los Roncaleses (GR-13).

Nuevamente el pantano, es que es un reclamo para nuestros ojos.

Arangoiti.

La autovía del Pirineo, antes de circunvalar Yesa viniendo de Pamplona.
La sierra de Leire. Al fondo estará Eskalar. 

Cortados de la vertiente meridional.

El pueblo abandonado de Tiermas mirando al pantano.
Amplia panorámica desde la grada de Castellar.

Farallones inaccesibles y refugio de rapaces.

Plataforma cimera de Castellar, identificada por una gran cruz metálica visible desde el monasterio.

Después de nuestro particular regocijo visual emprendemos el regreso.

Pasamos junto a una roca moldeada de curiosas formas que incentiva nuestra imaginación.


La senda alterna el bosque con los claros con una traza notablemente marcada.

Al llegar a un gran espacio abierto la huella desaparece, pero un indicador nos orienta hacia el camino a seguir.

Hemos llegado al estratégico portillo de Leire o de la Cerrada. Lugar de paso obligado de la Cañada Real de los Roncaleses en su tránsito entre los pastos de altura y los valles meridionales (Wp-06).

El escenario que nos rodea es majestuoso......

....destacando el escalón altivo....

....de....

....Castellar.

Tras una última mirada al bello espectáculo....

....empezamos a descender por la Cañada.

Vamos camino de la cuenca donde se aloja el Mar del Pirineo.

Mientras vamos perdiendo altura....

....disfrutamos....

....de...

....la.....

....variedad....

....de....

....colores de las flores que tapizan el entorno del camino.

Una roca en posición vertical nos llama la atención, pero desconocemos su significado.

Desde aquí obtenemos una mejor perspectiva del embalse en la zona de la presa y de la abrupta muralla rocosa de la sierra.

El camino salva en poco tiempo un desnivel considerable.....

....hasta que se vuelve dócil.

Otra bonita remesa de flores....

...nos alegra los sentidos (que pena no conocer su nombres).

Una bonita estampa....

....sobre...

...los monolitos nos reconforta de sobremanera.

Estamos disfrutando enormemente del paisaje.

Lo nuevo y lo viejo, el ciclo natural.

El camino se ha transformado en ancha pista....


....paraíso para los beteteros.

Nosotros nos lo estamos pasando muy bien y me parece que esos del centro también.

Tras recorrer los últimos metros por la pista....

....llegamos al aparcamiento. Inicio y final del recorrido.

Hasta siempre y gracias por hacernos enormemente felices por unas horas.


DATOS DE INTERES






DESCARGA DEL TRACK



PUNTO DE INTERES


Tras cambiarnos y tomar un refrigerio nos fuimos a degustar la joya románica del Monasterio de Leire.


HISTORIA


El Monasterio de San Salvador está situado al abrigo de la ladera sur de la sierra de Leyre.

En sus primeros siglos fue sede episcopal, y panteón de reyes. Su historia resume la del viejo reino de Navarra y sus orígenes se remontan a la Baja Edad Media.

La primera referencia documentada sobre el monasterio data del año 848 con la visita de San Eulogio de Córdoba.

Los reyes de Navarra engrandecieron el monasterio con cuantiosas donaciones, por lo que llegó a poseer en los tiempos más florecientes, cerca de cuarenta poblaciones entre las que estaba la ciudad de San Sebastián, y setenta y dos fundaciones religiosas.

En el orden arquitectónico se ven las huellas del primer cenobio de época visigoda, sobre cuyos restos se verificó la reconstrucción llevada a cabo por Iñigo Arista en el siglo IX. La cabecera de Leyre, que comprende la cripta, los ábsides, las tres naves románicas y la torre, fue consagrada en 1057. La nota destacada de Leyre estriba en ser la primera construcción románica en tierras tanto navarras como aragonesas, castellanas, leonesas y gallegas.

En Leyre está el mausoleo de los primeros reyes de Navarra.

La Ley de desamortización del año 1836 propició la desaparición de la vida monástica en Leyre, hasta el año 1.954 cuando monjes benedictinos de Santo Domingo de Silos volvieron a habitarlo después de que en 1.945 la Diputación Foral emprendiera las obras de restauración del histórico cenobio.

Más información:






El monasterio y su entorno.

Entrada al Hotel y Restaurante.

Contrafuertes y contrafuerte arqueado del muro norte de la Iglesia.

Patio de la Hospedería. Antiguo Claustro

Torre del edifico del hospedaje, y de fondo los monolitos de Leire.

Patio de la Hospedería. Antiguo Claustro.

Torre y Cabecera de tres ábsides, siglo XI

Detalle de la Torre, los Absides con los Canecillos y la Espadaña.

Vistas hacia la sierra desde el Patio de la Hospedería.

Pozo.

Capiteles de la puerta lateral.

Detalle de la ornamentación de la puerta lateral

Puerta lateral

Fachada principal de la Iglesia. Porta Speciosa del Siglo XII

Detalle del Tímpano de la Porta Speciosa, siglo XII.

Pórtico de la Iglesia. Porta Speciosa, siglo XII.

Detalle de las Arquivoltas de la Portada, siglo XII.

Detalle de las Arquivoltas, el Tímpano, las Columnas y Capiteles de la Porta Speciosa, siglo XII

Detalle de los Capiteles de las Columnas de las Arquivoltas, siglo XII.

Cripta, siglo XI. Detalles de la Arquería, las Columnas y los grandes Capiteles.





Retablo de las Santas Nunilo y Alodia, siglo XVII

Gracias por proteger esta Joya.


REPORTAJES RELACIONADOS


Esto ha sido todo, esperamos que os guste




3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Como tan mal nos tienes acostumbrados Josean, otro reportaje " sobresaliente ". La Sierra de Leyre es una de nuestras habituales opciones para esos días de " meteo " desapacible aunque hace ya muuuuucho que no me paso por ahí. Balcón inmejorable para disfrutar de una panorámica inigualable sobre el " Mar del Pirineo " porque para esos que no lo sepan, en Navarra también tenemos " mar ".

    Espectacular colección de fotos que nos muestra perfectamente este interesante itinerario que discurre por el extremo oriental de nuestro " reino ", por esta sierra habitualmente no muy frecuentada pero que seguro " hará nuestras delicias ".

    Además te has permitido el lujo de " cumplimentar " este soberbio reportaje con otra estupenda colección de fotos del monasterio, acompañando ese " pedacito " de historia que siempre resulta tan interesante.

    Josean, te has vuelto a superar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oscar

      No sé yo, con tiempo desapacible, si se le puede sacar mucho jugo a ese recorrido. Uno de sus valiosos atractivos son las vistas sobre el pantano. Ahora bien, tú lo tienes más cerquita y puedes elegir.

      En cuanto a lo del Monasterio sería un “pecado” no hacerle una pequeña visita. Yo he estado varias veces, algunas de turisteo. Es uno de los grandes y a mí el románico me chifla.

      Un saludo

      Eliminar