domingo, 21 de junio de 2015

Una brecha en los Picos de Europa. Garganta del Cares.



INTRODUCCION

Una profunda brecha excavada en la roca caliza durante miles de años por el río Cares separa, de manera abrupta, el macizo central del occidental en los Picos de Europa.

El tramo más espectacular de tan singular fisura se haya recorrido por una vertiginosa senda que comunica la localidad asturiana de Poncebos con la leonesa de Caín.

Construida en la década de los años cuarenta para el mantenimiento del canal que comunica la presa de Caín con la central hidroeléctrica de Camarmeña, en la actualidad, se ha convertido en una de las rutas de senderismo más visitadas del Estado español.

Hoy vamos a recorrer uno de esos lugares que los amantes del senderismo y la fotografía nunca debería perderse, y también descubriremos las bondades que la madre naturaleza nos ofrece con inmensa gratitud.

Hoy disfrutaremos del enorme placer de caminar sosegadamente por tan bello paraje y conocer, de primera mano,  las virtudes que proporciona la Garganta Divina.


RECORRIDO

Nosotros iniciamos el recorrido desde Poncebos, donde hemos dejado estacionado el vehículo.

La ruta transita por una estupenda senda, tallada en la roca, muy bien cuidada, ancha, con escasos desniveles, y en la que es prácticamente imposible perderse.

Tras cerca de doce kilómetros, después de pasar por lugares preciosos, se llega al pueblo leonés de Caín, situado a los pies de un bello circo de roca caliza.

Aunque llevábamos comida, decidimos pasar a comer en uno de los restaurantes que había en el pueblo ya que los precios eran bastante asequibles.

Después de una ligerilla siesta regresamos a Poncebos por nuestros pasos.


ITINERARIO

Iniciamos el recorrido en Poncebos desde los restaurantes que hay un poco antes del cruce de la carretera a Camarmeña. Allí hemos estacionado el vehículo (Wp-01)

Seguimos por la carretera asfaltada.....


...hasta el indicador que señala el comienzo de la senda....

....que asciende moderadamente. Abajo vemos el camino hacia el pueblo de Bulnes.


La pendiente de la senda se suaviza.....

....y....

...se abre....

....al horizonte.


Enormes peñascos custodian el camino.

En algunos momentos se deja ver el canal por el cual se construyó el camino.


El camino es amplio....

...y.....

....está muy bien cuidado.

Al cabo de casi dos kilómetros y medio llegamos a Los Collados....

....donde la senda emprende un descenso.
Unas poses para....

...el recuerdo.

Seguiremos descendiendo.....



...paulatinamente.....


....hasta que se torna llana.

El camino se encajona entre enormes....

....murallones.....

....que caen vertiginosamente.

Una oquedad en la roca....

....llama....

....poderosamente....

...nuestra.....

....atención.



La vereda es cómoda pero no conviene arrimarse hacia el precipicio.

En algunos tramos el canal va pegado al camino.

Pasamos un puente sobre una regata que en esta época apenas lleva agua.


El encajonamiento del terreno.....


....obliga a la senda....

....a....

...excavar...

....túneles....

...en....

....la.....






...roca.

Abajo el río Cares luce sus aguas cristalinas.


Pasamos por una zona preciosa de aberturas contiguas.


Los paneles nos dan información del trecho recorrido y nos recuerdan donde debemos depositar la basura.

Esto es un disfrute total y lo reflejamos continuamente.

El buen tiempo de hoy ha sido un generoso aliado en la jornada.


Llegamos a la majada de Culiembro donde está el desvío para seguir por la ruta de la Reconquista.

Nosotros seguimos.....

.....nuestra ruta.





Desde luego que la obra....

....es.....




....espectacular.

Hay numerosos sitios en los que .....

....entretenerse.


Pasamos junto a una zona en el que el canal se ensancha bastante. 

Los muros que protegen la ruta....

....son infranqueables.



En el puente Bolín....


...pasamos a la margen opuesta del río.


A partir de aquí entramos en una zona que se estrecha considerablemente....

....volviendo a la margen por la que hemos venido.....

....en el Puente de Los Rebecos.






Después.....

.....el camino

...pasa cerca de una pasarela a la altura del río.

A continuación se produce el estrechamiento más sorprendente de la garganta, que es salvado por el encadenamiento de túneles muy cerca del lecho del río.

Tras ello el horizonte se amplia.....

....y se dejan ver....

...los torreones....

....que protegen Caín.

El camino....

....sigue....

...hacia....

...el puente....

....que cruza el río....

....para dar acceso....

...al...

....pueblo.

Caín (Wp-02). Nuestro destino.

Después de reponer fuerzas y hacer un descansillo...

....retomamos nuestros pasos para regresar a Poncebos.

Murallones sobre Caín. Río Cares

Puente sobre el río Cares



De vuelta por el mismo camino.

Zona encajonada del río y el camino perforado en la roca.







La vegetación....

....estaba... 

...exuberante.

Puente de los Rebecos






Puente Bolín




El camino es espectacular, todo el tiempo apretando.....

....el gatillo....

...de la máquina de fotos.




El canal a la altura del camino.





No cabe duda que la senda es espectacular......




....tallada en la roca.








Indicador de las rutas....

...en Culiembro.

Las imágenes hablan por si solas de la hermosura del paisaje.


A pesar de que es de las rutas de senderismo más transitadas del Estado no encontramos excesiva gente.




Impresionante canal.




Una regata tributando al río.








Las cabras habitan estos lares y pueden ser un problema cuando producen desprendimientos.






Soberbio trazado de la senda.








Curiosos monolitos en las cercanías de Los Collados.


Los Collados

A partir de aquí toda la senda transcurre en descenso.











Algunos tramos están rehabilitados.


Varios coches están estacionados aprovechando al máximo la viabilidad del camino.

Abajo se ve el camino por el que se accede a Bulnes y que era la manera de llegar antes de construirse el funicular.

Canal de acceso a Bulnes.


Las aguas del río bajan claras y limpias.


El piquito que sobresale en el centro es la cima del Naranjo de Bulnes.
Desde Camarmeña hay un mirador excelente.

Entretenidos con este maravilloso paisaje.....

...llegamos.....

...de nuevo a....

.....Poncebos. Inicio y final del recorrido.


DATOS DE INTERES






ACCESO AL TRACK


A esta ruta le tengo especial cariño y por eso he preparado con esmero este reportaje, largo, pero con bonitas estampas, creo.

Fue a partir de la primera, de las tres veces que la he realizado, cuando me inicié de lleno en este fantástico mundo del senderismo y la montaña, mi afición favorita e irrenunciable……claro está, de eso hace ya muchos, muchos años……y procuraré seguir con ella hasta que la salud me lo permita.

Esto ha sido todo, esperamos que os guste